Seleccionar página

Los meniscos son dos “almohadillas o amortiguadores” de tejido fibrocartilajinoso y de forma semilunar situados en la rodilla, entre los cóndilos femorales y las mesetas tibiales. Existen dos en cada rodilla, el interno o medial y el externo o lateral. Estos evitan que los huesos toquen unos con otros, estabilizan la rodilla y facilitan y limitan sus movimientos. No son estructuras inmóviles, sino que se desplazan durante los movimientos de la flexión, hacia atrás, y de la extensión, hacia delante.

Las lesiones de los meniscos se denominan meniscopatías. Siendo la más importante la fractura de uno o varios meniscos. Esta lesión puede aparecer en individuos de cualquier edad y sexo, si su origen es traumático (golpe o movimiento brusco). Y con más frecuencia en personas de edad más avanzada, si su origen es degenerativo. También los microtraumatismos prolongados en el tiempo pueden acabar en una lesión de menisco, gente que adopte regularmente la posición de cuclillas, que realice deportes tipo fútbol o rugby, o incluso la maniobra de salir del coche del asiento del conductor, va desgastando regularmente estas estructuras importantísimas de la rodilla.

Los signos de una meniscopatía son dolor en los laterales de la rótula, como interno, que sobreviene en los movimientos de flexo-extensión, crepitaciones en esos mismos movimientos, y lógicamente inflamación e impotencia funcional de la articulación en los movimientos normales de la misma. No obstante, para asegurarse de que se sufre de una fractura de menisco se debe acudir al especialista, con resonancia electromagnética se diagnostica sin error, y también se pueden utilizar técnicas manuales como la de McMurray y la de Apley.

El médico debe valorar si es, o no, necesaria la operación, ya que la limpieza de los restos fracturados del menisco afectado reduciría la densidad y por lo tanto el efecto de este. Y dado que no es regenerable, retrasar la operación el máximo posible tiene su lógica. Incluso puede suceder, que tras un periodo aguado de dolor, con la actividad normal, el menisco afectado adopte una posición antiálgica (no dolorosa) la cual retrasaría aún más la necesidad de operación de la articulación. Durante la fase aguda puede tratarse con frío local, elevación, compresión y AINES (antiinflamatorios), también recomendable el tratamiento fisioterapéutico, podológico y osteopático. Este último estudiará si la causa de la aparición o empeoramiento puede deberse a una descompensación de la estructura.

En el gimnasio se puede entrenar la prevención de esta lesión, entrenando sobre todo el equilibrio de la articulación, la fuerza de la musculatura de la rodilla, y la elasticidad de la misma. De este modo se puede prevenir, además de minimizar los movimientos citados en los párrafos anteriores, así como los impactos típicos de los saltos y carrera. La reahabilitación tras un episodio agudo u operación pasaría por los mismos puntos que la prevención, es decir, equilibrio, fuerza y elasticidad de la musculatura (cuádriceps, isquiosurales, gemelos, abductores y aductores) y movilización pasiva de la articulación por parte de un profesional cualificado. El momento en el que se debe empezar la rehabilitación si ha habido operación o una fase aguda muy prolongada, debe ser personalizado e individualizado por un profesional.

Por último, te recordamos que puedes leer también nuestros posts dedicados a la rodilla aquí. Y que en ningún caso te tomes por tu propia mano el tratamiento de una lesión y acudas a un médico, y si te es posible a un fisioterapeuta y entrenador personal. Como siempre, la prevención es el mejor tratamiento. Y el poder o no hacer ciertos ejercicios “prohibidos” como correr, dependerá siempre de cada uno, no se puede asegurar que alguien podrá o no hacer algo concreto, pero la cautela y la sensatez deben primar por encima de todo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies