Seleccionar página

Mucha gente me pregunta si es necesario hacer o no deporte durante las vacaciones, para saber si lo es o no se deben tener en cuenta varios factores. Unos simples abdominales servirían para volver a la carga tras unas dos semanas de vacaciones. Y si eres una persona que te es indiferente que se deba o no, porque tú vas a entrenar igualmente, a lo mejor te sorprendería saber que es mejor que no entrenases.

¿Alguna vez has tenido la sensación que tras un periodo corto en el que te ha sido imposible ir al gimnasio, la vuelta a sido muy positiva? Esto se debe a que el cuerpo con una media de entre 7 y 10 días de descanso repone sus tejidos y reservas por completo, así a la vuelta se muestra más fuerte y resistente que tras 10 meses seguidos entrenando. Debes tener en cuenta que el cuerpo mejora únicamente durante el descanso, no durante la actividad. El ejercicio somete al organismo a un estrés, y por eso su tendencia es mejorar para soportarla la próxima vez que ocurra, pero si se somete continuamente a ese desgaste el cuerpo no repone, no regenera, no mejora. El descanso es el segundo pilar más importante en la consecución de objetivos, después de la alimentación y por delante del mismo ejercicio.

Durante las vacaciones, la planificación del entrenamiento debe ser a conciencia teniendo en cuenta cuanto durará nuestro descanso. Sabiendo lo anteriormente expuesto, si estas duran más de 10 días sería muy aconsejable que realizaras un entrenamiento a partir de ese día, la intensidad no importa tanto como el hecho de someter al cuerpo a un esfuerzo, una carrera suave, unos fondos, sentadillas y Si “el parón” va a durar más de dos semanas o incluso un mes, si que sería recomendable retomar el entrenamiento casi normalmente aunque fuera con una rutina sencilla de 2 ó 3 días a la semana. Encuentra un gimnasio en tu lugar de descanso o llévate material en la maleta… ¿Material? Sí, sí, como por ejemplo unas gomas elásticas o un genial TRX (o semejante). El entrenamiento en este caso debería ser más extenso e intenso, puedes planificarlo tú mismo o pedírselo a tu entrenador o monitor de gimnasio.

Pero ante todo recuerda, que las vacaciones además de un descanso para el cuerpo, también lo es para la mente, desconectar te ayudará a retomar con muchas más fuerzas y ganas tu lucha por mejorar o por ser mejor. Eso sí, no se ha de confundir el descanso con tirar por tierra todo lo adquirido, tanto en mejoras físicas como hábitos saludables, es decir, una cosa es un par de cervezas de vez en cuando y otra es pillarse una borrachera diaria cada noche.

Por último, una apreciación curiosa, ya que algo que también está en boca de todos los que van a la playa, quizás por lo bonito que suena quizás, es levantarse pronto a correr por la playa, y no es oro todo lo que reluce, ojo con que esto sea en ayunas o no, y también ten en cuenta el no hacerlo por la playa, ni por la orilla, ya que esta tiene siempre un desnivel que repercutirá en lesiones y des-compensaciones estructurales en piernas, pelvis y columna.

Así que, en conclusión, las vacaciones son para descansar, pero si te vas a tirar más de 10 días a partir de este retoma el ejercicio, de menos intensidad si es por menos de 2 semanas, y de una intensidad más normalizada si es mayor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies